¿Qué es Volatilidad? Su significado e índice de volatilidad. Fundamentos básicos para inversores principiantes: Una guía introductoria

22 Minutos
Actualizado 17/05/2023 02:28
Mitrade Team
coverImg
Fuente: DepositPhotos

La volatilidad es una característica intrínseca de los activos financieros, como las acciones, los índices bursátiles, el Forex, las materias primas y las criptomonedas, que se caracterizan por experimentar movimientos continuos en sus precios. Esta fluctuación de precios, conocida en el mundo financiero como volatilidad y, ocurre tanto a corto como a largo plazo.

 

Aunque los inversores experimentados están acostumbrados a la volatilidad, es importante destacar que existen períodos de mayor inestabilidad que requieren una gestión adecuada para evitar pérdidas o incluso capitalizarlas.

 

La volatilidad del mercado a menudo se presenta en los medios de comunicación como una señal de riesgo e incertidumbre económica. Sin embargo, la realidad es que la volatilidad es una característica inherente de los mercados financieros y no se puede evitar. Por tanto, es fundamental que los inversores conozcan la definición de volatilidad y desarrollen estrategias de inversión eficaces para gestionarla de acuerdo con sus objetivos y niveles de tolerancia al riesgo.


¿Qué es volatilidad? Principios esenciales para una gestión consciente y eficaz de la cartera de inversión


La volatilidad significado hace referencia a la tendencia de los precios de los activos financieros a fluctuar rápida y significativamente a lo largo del tiempo en comparación a su media. Acostumbra a estar inducida por factores externos, como los eventos económicos y políticos, el sentimiento del mercado y cambios en la oferta y la demanda.

 

A pesar de que la volatilidad se asocia comúnmente con la caída de los precios, también puede indicar un aumento repentino en los precios. Los activos que presentan fluctuaciones de precios frecuentes y significativas en un corto período, tanto con picos máximos y mínimos, se consideran de alta volatilidad, mientras que aquellos con cambios de precios más lentos o con una estabilidad relativa se consideran de baja volatilidad.

 

Existen diferentes tipos de volatilidad con criterios de cálculo diferentes, siendo las más frecuentes la histórica y la implícita.

 

La volatilidad histórica se basa en datos pasados para medir la variabilidad de la rentabilidad de un activo financiero en un período de tiempo en comparación con su rentabilidad promedio en ese mismo período. La volatilidad histórica cuenta con muchos retractores porque el desempeño pasado no es garantía de resultados futuros, por lo que sus resultados deben tomarse con cautela1.

 

La volatilidad implícita o de mercado estima la volatilidad futura de un activo utilizando el precio actual de mercado de un producto financiero derivado, como una opción. Esta medida permite analizar las expectativas y la incertidumbre del mercado respecto a la volatilidad de un activo, ya que cuando el mercado se comporta de forma bajista, la volatilidad aumenta y viceversa. Los índices de volatilidad y otras medidas de volatilidad implícita también tienen sus inconvenientes y aunque su objetivo es predecir la volatilidad futura cabe recordar que son una instantánea del sentimiento actual del mercado2.

 

Además, existen otros dos tipos de volatilidad menos frecuentes como la estocástica, que se refiere a aquella volatilidad que cambia de forma incierta a lo largo del tiempo, y la determinista, que se refiere a aquella volatilidad estable, que no experimenta cambios o que, en caso de que se produzcan, pueden ser estimados sin errores de medida.


¿Qué causa la volatilidad? Causas principales


Los ciclos económicos son una de las principales causas de alta volatilidad3 en los mercados financieros. Durante los períodos de expansión económica, cuando las empresas reportan beneficios y la confianza del consumidor es alta, los precios de las acciones acostumbran a subir y la volatilidad está relativamente baja. Sin embargo, durante los períodos de contracción económica o recesión, la volatilidad aumenta porque los inversores se vuelven más adversos al riesgo y aumenta la incertidumbre.

 

La crisis financiera del 2008 y la pandemia de COVID-19 son excelentes ejemplos de cómo funciona la volatilidad. Al deteriorarse rápidamente las condiciones económicas muchos inversores perdieron la confianza en el mercado, lo que provocó caídas drásticas en los parqués mundiales y causó un fuerte aumento de la volatilidad en los mercados financieros mundiales.

 

Los gobiernos también ocasionan fluctuaciones en los precios de las acciones4 al desempeñar un papel central en la regulación comercial y financiera ya que sus decretos afectan a la marcha de la economía lo que provoca reacciones entre los inversores. Los datos económicos como la inflación, datos de consumo y del PIB también afectan, donde los datos económicos positivos tienden a tener un impacto positivo en la confianza de los inversores y viceversa.

 

El contexto de las propias empresas también es causante de volatilidad5. Los cambios regulatorios, las noticias o eventos inesperados como desastres naturales impactan en los precios de las acciones de las empresas afectadas y del sector. El desempeño económico y financiero de las empresas también contribuye a la volatilidad. Ante noticias positivas como cuentas de resultados con ganancias sólidas o lanzamientos de nuevos productos se da una mayor demanda de acciones y subida de sus precios y lo contrario ocurre ante eventos negativos como reporte de perdidas, mala gestión, etc.


Volatilidad significado, diferencias para el inversor a largo plazo vs a corto


La volatilidad es importante para los inversores por varias razones. En primer lugar, afecta directamente al riesgo y la rentabilidad de una inversión. Cuando un activo tiene una alta volatilidad, el riesgo de pérdidas es mayor, pero también ofrece mayores oportunidades de obtener ganancias si se compra y vende en el momento adecuado. Por el contrario, si un activo tiene una baja volatilidad, el riesgo es menor pero también lo es la oportunidad de obtener ganancias significativas.

 

Además, la volatilidad es un gran termómetro de la salud del mercado y la economía en su conjunto. Por regla general cuando la volatilidad es alta en los mercados financieros existe incertidumbre y nerviosismo entre los inversores. A la inversa, una baja volatilidad acostumbra a indicar confianza en el mercado.

 

Dicho esto, la volatilidad no afecta igual al inversor con objetivos a largo que a corto plazo.

┃  Volatilidad e Inversor a largo plazo


En períodos de volatilidad en el mercado, es fundamental que los inversores a largo plazo mantengan la calma y recuerden los objetivos de su plan de inversión. Deben evitar entrar en pánico y venderlo todo, ya que los mercados son cíclicos y tienden a recuperarse. La volatilidad es una parte esperada de la inversión y debe considerarse un coste necesario para lograr objetivos a largo plazo.  

 

Además, en momentos de incertidumbre y volatilidad, los inversores con liquidez pueden aprovechar y comprar acciones a precios reducidos.


No obstante, es crucial que los inversores a largo tengan un fondo de emergencia saludable para evitar la necesidad de vender activos durante un mercado a la baja y su cartera esté diversificada. También es aconsejable que los inversores vayan requilibrando sus carteras para mantener la asignación de activos y el nivel de riesgo deseados.

┃  Volatilidad e Inversor a corto plazo


Por el contrario, los inversores a corto plazo aprovechan la volatilidad del mercado para realizar operaciones de compra y venta en períodos cortos de tiempo y obtener beneficios de pequeñas fluctuaciones de precios. Asimismo, la volatilidad suele generar mayor liquidez en el mercado, lo que facilita la compra y venta de activos financieros.

 

Los inversores especulativos adoptan la volatilidad como el motor principal de sus ganancias.


Mitrade es una plataforma autorizada donde los inversores a corto plazo pueden operar con posiciones a corto plazo a través de contratos por diferencia (CFD).

 

Es importante que los inversores a corto plazo estén preparados para los riesgos asociados con la volatilidad, siendo la más destacada la posibilidad de pérdidas significativas por la dificultad de predecir los cambios en los precios de los activos financieros en el corto plazo por ello nunca deben invertir más capital del que estén dispuestos a perder.

Riesgo de volatilidad vs Riesgo, principales diferencias


La inversión implica riesgos inevitables, pues todos los activos son susceptibles a perder valor debido a los eventos propios de mercado. Además del riesgo, la volatilidad también es un hecho común en la inversión, ya que el valor de los activos fluctúa significativamente con el tiempo, lo que inquieta incluso a los inversores más experimentados.

 

Al riesgo y la volatilidad a menudo se les confunden, pero representan conceptos diferentes que es importante diferenciar y examinar cuidadosamente a la hora de tomar decisiones de inversión.

 

Cómo se ha analizado anteriormente, qué es la volatilidad se refiere al grado en que el precio de una inversión fluctúa con el tiempo. Es una medida de la variabilidad de la rentabilidad y, a menudo, se representa mediante una desviación estándar.

 

En cambio, el riesgo, en inversión y finanzas, es la probabilidad de que una inversión no logre generar la rentabilidad esperada. Es decir, el riesgo representa la posibilidad de que un activo pierda parte o la totalidad de su valor.

 

Un principio fundamental en el mundo de la inversión es que el riesgo y la rentabilidad deben ser directamente proporcionales. Los inversores exigen mayores rentabilidades al asumir más riesgos debido a la probabilidad de perder capital.



Cómo se mide la volatilidad, explorando los diferentes métodos de cálculo


En la definición de volatilidad, ésta se puede medir de diferentes formas, siendo la más común a través de la desviación estándar.

 

La desviación estándar se calcula tomando la raíz cuadrada de la varianza de los datos. La varianza es una medida de dispersión que indica cuánto se alejan los valores de un conjunto de datos de su media aritmética y calcula encontrando la media aritmética de los cuadrados de las desviaciones de cada valor respecto a la media.

 

Otra medida común de la volatilidad es la beta, que se utiliza para medir la volatilidad de un valor en relación con un índice de mercado, por ejemplo, las acciones de Tesla en relación al S&P 500. La beta se calcula dividiendo la covarianza entre los retornos del valor y los retornos del índice de mercado por la varianza de los retornos del índice de mercado.

 

La volatilidad también se puede medir mediante el cálculo del rango verdadero promedio (ATR). El ATR se calcula encontrando la mayor de tres medidas: la distancia entre el máximo y el mínimo del día actual, la distancia entre el máximo del día anterior y el cierre del día actual, y la distancia entre el mínimo del día anterior y el cierre del día actual.

 

También hay índices de volatilidad, como el VIX que se utiliza para medir la incertidumbre a través de la volatilidad de los mercados financieros. Se calcula en función de las opciones del índice S&P 500, y cuanto mayor sea el valor del VIX, mayor será la expectativa de volatilidad. El VIX se considera una medida del "miedo", y se utiliza comúnmente como una herramienta para la gestión de riesgos y la toma de decisiones de inversión. Aquí se puede consultar un artículo anterior con información detallada a cerca de este índice.

 

Existen múltiples métodos para medir la volatilidad en los mercados financieros, cada uno con sus pros y contras. Sin embargo, ninguno de ellos proporciona una predicción absolutamente precisa de la volatilidad futura de un activo financiero. Por tanto, es necesario utilizar estas herramientas de manera informada, considerando sus limitaciones y manteniendo siempre un enfoque prudente en la toma de decisiones de inversión.


Índice de volatilidad, una manera recomendable para el inversor de informarse sobre el riesgo del mercado


La forma más popular que tiene un inversor de informarse sobre la volatilidad de los mercados de valores de una forma rápida y sencilla y sin necesidad de realizar cálculos es a través de los índices de volatilidad.

 

La característica principal de estos índices es su comportamiento opuesto al de los índices bursátiles tradicionales, como el S&P 500. Cuando los índices de volatilidad aumentan, se interpreta como una señal de inestabilidad y volatilidad en los mercados, lo que se traduce en caídas en los parques.


Fuente: Yahoo Finance

 

El índice de volatilidad más conocido es el VIX, pero además del VIX, existen otros índices de volatilidad que se enfocan en mercados específicos, como el VXN para el índice Nasdaq-100, el VXD para el índice Dow Jones Industrial Average, el RVX para el Russell 2000 o el STOXX 50 VOLATILITY para el mercado europeo. También hay índices de volatilidad que se centran en sectores específicos, como el VXGOG para las opciones del sector tecnológico y el VXXLE para las opciones del sector energético.

 

Los índices de volatilidad son importantes para los inversores porque proporcionan información valiosa sobre la percepción del mercado en cuanto al riesgo y la incertidumbre.

 

Por ejemplo, si los inversores esperan que la volatilidad del mercado aumente en el futuro, pueden optar por ajustar su cartera de inversión para reducir el riesgo. También pueden usar los índices de volatilidad como un indicador para determinar el mejor momento para comprar o vender activos, según sus objetivos de inversión y estrategias. Además, los índices de volatilidad pueden ser utilizados por los inversores como una herramienta de cobertura, ya que pueden ser utilizados para compensar el riesgo de otras inversiones que tengan en su cartera.


Diferentes estrategias inversión con volatilidad en función de las características del inversor


Cada tipo de activo financiero posee un nivel de riesgo y volatilidad distinto. Además, cada inversor es único y posee su propia tolerancia al riesgo. Por ello, es fundamental analizar detenidamente las opciones de inversión para encontrar la más adecuada a cada perfil de inversor.

 

Los inversores deben construir su cartera de inversiones considerando su capital disponible, aversión al riesgo y necesidades de liquidez a corto y largo plazo. Por ejemplo, un inversor cercano a la jubilación que necesita acceder a sus fondos a corto plazo preferirá inversiones más conservadoras con menor riesgo, mientras que un inversor joven con mayor liquidez puede asumir más riesgos en busca de mayores ganancias a largo plazo.

┃  Volatilidad de una acción


Las acciones son volátiles debido a múltiples factores internos y externos que afectan el rendimiento financiero de la empresa y su valor en el mercado, como los resultados financieros, las condiciones económicas y políticas, avances tecnológicos, cambios en la demanda de productos y servicios, fluctuaciones en las tasas de interés, etc. Además, la especulación de los inversores también contribuye a su volatilidad.

 

Aunque las acciones tienen un mayor potencial de ganancias, también presentan un mayor riesgo de pérdidas en comparación con inversiones más conservadoras y seguras como los bonos y los depósitos a plazo fijo, que ofrecen rendimientos estables y predecibles, pero con menor rentabilidad.

┃  Volatilidad de Forex


El mercado de divisas, conocido como Forex, es altamente volátil debido a su gran liquidez y descentralización, lo que permite que las tasas de cambio de las monedas fluctúen constantemente. Los factores económicos, políticos y sociales también influyen en la volatilidad del mercado de divisas, y como opera las 24 horas del día, cualquier evento global puede tener un impacto inmediato. En comparación con otros activos financieros como las acciones o bonos, el mercado de divisas es más volátil.

┃  Volatilidad de criptomonedas


Las criptomonedas son uno de los activos financieros más volátiles y su valor fluctúa significativamente en períodos cortos de tiempo debido a la naturaleza especulativa del mercado y la falta de regulación de estos activos.

 

Por ejemplo, el valor del bitcoin ha fluctuado significativamente desde su creación en 2009, alcanzando máximos históricos en 2017 y 2021. En diciembre de 2017, alcanzó un máximo de más de 19 000 dólares por bitcoin para caer por debajo de los 3 500 dólares en diciembre de 2018.

 

Debido a su volatilidad, las criptomonedas son consideradas una inversión de alto riesgo.

Consideraciones finales


La volatilidad es una característica intrínseca de los mercados financieros que representa tanto una oportunidad como un riesgo para los inversores. Por un lado, las fluctuaciones en los precios proporcionan oportunidades para obtener ganancias si se realizan en los momentos adecuados. Mientras que, también pueden resultar en pérdidas si el mercado se mueve en contra de las posiciones abiertas por el inversor.

 

Es importante recordar que la volatilidad en los mercados financieros puede variar significativamente en diferentes períodos de tiempo, desde días hasta años. Por lo tanto, los inversores deben estar preparados para operar con volatilidad.

 

En resumen, para manejar eficazmente la volatilidad en los mercados financieros, el inversor debe reconocer primero su estrategia de inversión, sus necesidades de capital en el corto, medio y largo plazo, y su tolerancia al riesgo.

 

A partir de ahí, deberá analizar la volatilidad de los activos financieros de interés en el presente, en el pasado y sus pronósticos a corto plazo (a través de los índices de volatilidad) para entender si el activo cumple o no las expectativas del inversor.

 

La gestión adecuada del riesgo asociado con la volatilidad es fundamental para que los inversores logren sus objetivos de inversión a largo plazo.


Empezar tu CFD trading en Mitrade

Disfrutar de una comisión cero, spreads competitivos y una ejecución comercial rápida y confiable.


illustration

Referencias


1. Lahmiri, S. (2017). Modeling and predicting historical volatility in exchange rate markets. Physica A: Statistical Mechanics and its Applications, 471, 387-395.

2. Chow, K. V., Jiang, W., & Li, J. (2021). Does VIX truly measure return volatility?. In Handbook of Financial Econometrics, Mathematics, Statistics, and Machine Learning (pp. 1533-1559).

3. Hamilton, J. D., & Lin, G. (1996). Stock market volatility and the business cycle. Journal of applied econometrics, 11(5), 573-593.

4. Mei, J., & Guo, L. (2004). Political uncertainty, financial crisis and market volatility. European Financial Management, 10(4), 639-657.

5. Kalev, P. S., Liu, W. M., Pham, P. K., & Jarnecic, E. (2004). Public information arrival and volatility of intraday stock returns. Journal of Banking & Finance, 28(6), 1441-1467.


Artículos relacionados que te pueden interesar:


VIX index ¿Què es este índice y para qué sirve? Guía sobre el indicador del miedo.

Descargo de Responsabilidad: Este artículo representa únicamente la opinión de su autor o autora, no se puede utilizar como consejo de inversión. El contenido del artículo es solo para referencia. Los lectores no deben tomar este artículo como una base de inversión. Antes de tomar cualquier decisión de inversión, por favor busque asesoramiento profesional independiente para asegurarse de que entiende los riesgos.

 

Los contratos por diferencias (CFD) son productos apalancados que pueden resultar en la pérdida de todo su capital. Estos productos no son adecuados para todos los clientes, por favor, invierta de manera rigurosa. Ver este archivo para obtener más información.



¿Le parece útil este artículo?
Artículos relacionados