¿Es el trading con criptomonedas una inversión sostenible? Claves para entender qué criptomonedas son sostenibles

22 Minutos
Actualizado 13/03/2023 08:27
Mitrade Team
coverImg
Fuente: DepositPhotos

La industria de las criptomonedas en la actualidad no puede considerase sostenible debido al elevado consumo energético de su proceso de minado PoWProff of Work. Sin embargo, el nuevo algoritmo de consenso PoSProof of Stake, que recientemente a adoptado Ethereum, promete revolucionar la industria reduciendo la huella ecológica de las criptomonedas en un 99%.


▶ ¿Qué es una inversión sostenible, o ESG?


Las inversiones ESG (Environmental, Social, and Govermental Investments), también conocida como: inversiones socialmente responsables o, inversiones sostenibles se refieren a las inversiones que priorizan factores medioambientales, sociales y de gobernanza sin renunciar a la rentabilidad.

 

Las estadísticas ESG son impresionantes, a principios de 2020 representaron 35,3 billones de dólares a nivel mundial, un aumento del 15 % en los dos últimos años (2018-2020) y del 55% desde 2016, representando el 35,9 % del total de activos bajo gestión3.

 

El auge de la inversión ESG se puede atribuir a diversos factores. Como la creciente preocupación por los problemas medioambientales, en especial el cambio climático, que están influyendo en las decisiones de cada vez más inversores3, en especial a las generaciones más jóvenes6.


Otro factor relevante es la complejidad de las cadenas de suministros, que ha puesto de manifiesto los problemas y riesgos medioambientales, sociales, laborales y de derechos humanos a los que se enfrenta el mundo empresarial. Esto, ha llevado a muchos inversores a exigir un trato igualitario y responsable en toda la cadena de suministro.


Por último, el supuesto de muchos inversores que creen que el desempeño financiero de las organizaciones está cada vez más correlacionado por factores medioambientales y sociales7.

 

Para tomar decisiones de inversión teniendo en cuenta los parámetros ESG los inversores pueden informarse de diferentes formas.


La primera es a través de los Informes de Sostenibilidad, o Gobierno Corporativo. Estos documentos los proporcionan las empresas anualmente e informan sobre el desempeño en materias de ecología, gobernanza y gestión del personal. Sin embargo, es importante destacar que en la mayoría de los países estos informes no están auditados (revisado por una autoridad independiente) por lo que la información no siempre es precisa, ¿Han oído hablar del Greenwashing?


Otra forma comúnmente utilizadas por los inversores para informarse de los compromisos ESG de la empresas son los índices de sostenibilidad. Destacando los de Dow Jones (DJSI), Morgan Stanley Capital International (MSCI) y FTSE4Good. Estos índices tienden a estar más orientados a los inversores y ofrecen métricas sobre el desempeño financiero de una empresa.

 

Sin embargo, el mercado de las criptomonedas no ha podido subirse a esta tendencia, y numerosos bancos y fondos de inversión rechazan la incorporación de estas en sus carteras por su elevado consumo energético, y también por su elevada volatilidad.


Además, las criptomonedas al no estar reguladas por ningún organismo estatal no comparten Informes de Sostenibilidad, o Gobierno Corporativo, lo que las convierte en activos muy opacos.


▶ Perspectiva actual de las criptomonedas y la sostenibilidad.


Las criptomonedas sostenibles, verdes o "eco" ganaron popularidad a fines de 2021 cuando Elon Musk anunció que Tesla dejaría de aceptar pagos en Bitcoin debido al impacto medioambiental de la minería de datos. A este anuncio le siguieron cientos de noticias analizando el masivo consumo energético de Bitcoin y su escandalosa huella ecológica.

 

El cambio climático es una realidad más que probada por la ciencia y que ya casi nadie se atreve a negar. Los informes anuales del IPCC1 nos alertan de que nuestro planeta está traspasando niveles de no retorno y que, si no se reducen las emisiones de CO2 las consecuencias serán devastadoras para la humanidad.


Estas evidencias han hecho emigrar a muchos inversores hacia inversiones ESG sobre todo aquellos de carácter institucional, o grandes corporaciones que no quieren asociar sus marcas con industrias altamente contaminantes2.


Las inversiones sostenibles se han instalado en los portfolios de los inversores en los últimos años y llevan creciendo exponencialmente desde el 20163.

 

No obstante, las criptomonedas no han podido subirse al carro de la sostenibilidad una de las razones por las que han mantenido alejados a los grandes inversores institucionales y corporativos4 y también a aquellos inversores para los que la sostenibilidad es un pilar fundamental a la hora de invertir.


La industria de las monedas y tokens digitales necesita consumir muchísima energía en su proceso de minado debido a los complejos niveles de computación que esto requiere. Para ponerlo en perspectiva, el consumo energético anual de Bitcoin es similar al de toda Noruega5 y su huella ecológica anual es comparable con la de Grecia5, además, una sola transacción de Bitcoin es comparable con 1 686 301 transacciones con Visa5.

 

Sin embargo, para solventar el mencionado problema, se ha desarrollado un nuevo algoritmo de consenso llamados PoS(Proof of Stake)o, prueba de participación en castellano, con un 99% menos de huella ecológica, aun así, lejos de una transacción financiera convencional (44 veces más eficiente). 


El pasado 15 de septiembre Ethereum, la segunda criptomoneda por detrás de Bitcoin, fue la primera moneda digital en cambiar a este nuevo protocolo, aunque dicho cambio no se reflejó en su precio que siguió en tendencia bajista.


Numerosos analistas, partidarios de la tecnología blockchain, argumentan que si las criptomonedas pasan a ser eficientes energéticamente pueden cambiar su rumbo bajista, animando a invertir a aquellos inversores que tenían reticencias. Aunque una menor huella ecológica no las excluye de la elevada volatilidad de las criptomonedas, siendo activos de elevado riesgo exactamente igual que sus monedas homologas contaminantes.

 

A lo largo del presente artículo definiremos las criptomonedas verdes, analizaremos los consumos energéticos de las principales monedas digitales y citaremos a las principales criptos verdes que existen en la actualidad. En resumen, exploraremos que variables debemos tener en cuenta a la hora de invertir en criptomonedas si la sostenibilidad es un pilar importante en nuestra cartera de inversión.

 

Pretendemos informar y las opiniones aquí expresadas no representan una recomendación o asesoría financiera.


▶ ¿Se puede hacer trading con criptomonedas verde?


La mayoría de las personas que deciden comprar criptomonedas lo hacen para obtener ganancias de capital, pero no siempre prestan atención al impacto del proyecto en el medio ambiente. Bitcoin es un gran ejemplo de ello, ya que el impacto negativo de los mineros en el medio ambiente no le han frenado su liderazgo como criptomoneda con mayor cuota de mercado10.

 

Minar criptomonedas es un proceso que suele implicar un alto consumo energético debido a sus complejos niveles de computación.


Con el fin de minimizar la huella de carbono asociada a las primeras monedas digitales como el Bitcoin, se han desarrollado modelos alternativos de bajo impacto ambiental: las denominadas criptomonedas verdes, capaces de consumir un 99% menos de energía. La esperanza de estas monedas es traspasar a Bitcoin a medida que la sostenibilidad se convierte en un criterio de inversión cada vez más relevante y a su vez surgen regulaciones más estrictas respecto a las emisiones de CO2.

 

A continuación, mencionaremos algunas de las características de las criptomonedas verdes:


Cambiar el algoritmo de consenso prueba de trabajo(PoW)por el algoritmo prueba de participación(PoS).

 

El alto consumo energético Bitcoin y de la mayoría de las monedas se atribuye a su algoritmo de prueba de trabajo(PoW)y al límite de tamaño de bloque.


El algoritmo de prueba de trabajo requiere que los mineros resuelvan problemas matemáticos complejos para verificar las transacciones. Este proceso consume mucha energía ya que los mineros deben usar computadoras extremadamente potentes para resolver estos problemas. El límite de tamaño de bloque también contribuye al alto consumo de electricidad, ya que requiere que se verifiquen un mayor número de transacciones.


Recientemente, ha surgido un nuevo algoritmo de consenso, la minería de prueba de participación(PoS), que eliminan por completo la minería avanzando hacia modelos más sostenibles.


Con(PoS)los usuarios apuestan criptomonedas para validar transacciones depositando fondos en un nodo. Estos nodos compiten por la oportunidad de validar transacciones. Finalmente, los validadores elegidos son recompensados con comisiones. Este proceso tan solo requiere la energía que consume el ordenador encendido y conectado a internet. La contrapartida es que fomenta la desigualdad, al favorecer a quién más fondos aporta.


Lo innovador de este algoritmo es que lo pueden adoptar las criptomonedas nuevas, pero también a las ya existentes, y contaminantes. Es el caso de Ethereum, que el pasado 15 de septiembre migró su algoritmo de consenso al sistema PoS con lo que pretende reducir su consumo de energía en un 99,5%.

 

?  Transición a energías renovables

 

Es una solución obvia para reducir las cifras de emisiones de carbono generadas en la industria de las criptomonedas. En 2021, alrededor del 25%5 de los Bitcoins verificados por Prueba de trabajo(PoW)se extrajeron con fuentes de energía renovable por lo que aún queda un largo camino por recorrer.


Sin embargo, las criptomonedas como Bitcoin que usan algoritmos PoW no pueden tomar medidas para fomentar las energías renovables ya que sus mineros están repartidos por todo el mundo y no todos tienen acceso a esta fuente de energía.

 

?  Iniciativas ecológicas

 

Actividades realizadas tanto por la propia criptomoneda como por su comunidad a favor del medio ambiente o la equidad.


Por ejemplo, la criptomoneda Nano organiza campañas de plantación de árboles con un enfoque hacia un futuro verde e inclusivo.


Sin embargó, cabe destacar que estas acciones podrían fácilmente ser campañas de greenwashing.

 

Si bien es un desafío agregar el atributo de la sostenibilidad al complejo equilibrio que persiguen las criptomonedas entre descentralización, seguridad y escalabilidad, si se tomaran estos cambios, se podría contribuir en gran medida a aliviar algunas de las preocupaciones ambientales de las criptomonedas.


▶ Consumo energético de las principales criptomonedas y de las criptomonedas verdes.


Las elevadas emisiones de CO2 de las criptomonedas y su impacto nocivo al medioambiente están protagonizando debates en muchos países del mundo.


China, en septiembre de 2021 prohibió el minado y las transacciones de criptomonedas alegando su falta de transparencia y volatilidad, pero también a su contribución en el calentamiento global.


En Occidente, el Parlamento Europeo está discutiendo la próxima regulación de los Mercados de Criptoactivos en la UE, destacando una necesidad de regular sus emisiones de CO2. Y, por último, EE.UU también pretende pasar una nueva ley que regule las criptomonedas, regulando entre otros aspectos sus emisiones.

 

Existe poca información de consumos energéticos y huellas ecológicas de la mayoría de las criptomonedas. Sin embargo, Bitcoin y Ethereum siendo las que mayor cuota de mercado tienen han sido sometidas a gran escrutinio y sí que se dispone de información fiable que vamos a detallar a continuación.



Huella ecológica

71,20 Mt CO2

Comparable con Grecia

Consumo eléctrico

127,66 TWh

Comparable con Noruega

Desechos electrónicos

38,02 kt

Comparable con Países   Bajos

 Tabla 1, Consumos anuales de Bitcoin5



Huella ecológica

760,85 kg CO2

Comparable con   1 686 301 transacciones con Visa

Consumo eléctrico

1364,11 kWh

Comparable con 47 días   de consumo eléctrico de una familia americana

Desechos electrónicos

406,30 gr

Comparable con 2,5 IPad

 Tabla 2, Consumos por transacción de Bitcoin5



Como se puede observar los datos no ofrecen una panorámica atractiva para Bitcoin, que se ha puesto en el foco de activistas y reguladores medioambientales.

 

También merece la pena mencionar una concienzuda investigación de Cambridge8 que analizaba la proporción de energías renovables que alimentan la red de Bitcoin.


Los investigadores encontraron que las energías renovables disminuyeron del 41,6% al 25,1% en 2021 tras la prohibición de las criptomonedas en China.


Los mineros anteriormente tenían acceso a una cantidad sustancial de energías renovables allí, pero tras la prohibición gran parte del minado se mudó a EE. UU. y Kazajstán y estas ubicaciones ahora suministran principalmente a los mineros de Bitcoin electricidad a base de carbón o gas, lo que también ha aumentado las emisiones de CO2 por la electricidad utilizada para la minería de Bitcoin.

 

A continuación, mostraremos los datos de Ethereum que hacen referencia a sus consumos tras la migración a PoS, por lo que son infinitamente más bajos que los de Bitcoin, siendo una excelente comparativa de los algoritmos PoS y PoW, pero cabe destacar que antes de esta migración su consumo de energía anual era de 93,98 TWh, acercándose a los consumos de Bitcoin.



Huella ecológica

0,01 Mt CO2

Comparable con Islas   Feroe

Consumo eléctrico

0,01 TWh

Comparable con Gibraltar

 Tabla 3, Consumos anuales de Ethereum4



Huella ecológica

0,02 kg CO2

Comparable con 44   transacciones con Visa

Consumo eléctrico

0,03 kWh

 Tabla 4, Consumos por transacción de Ethereum4



No existen datos de desechos electrónicos para Ethereum.

 

Comprando estas dos criptomonedas y destacando que Ethereum con el algoritmo de consenso PoS es mucho más eficiente el lector puede preguntarse si es solo la sostenibilidad es el factor que influye en el precio de las criptomonedas o si el algoritmo PoW ofrece otras ventajas competitivas que debemos tener en cuenta.

 

PoS puede procesar transacciones de forma más rápida y es más ecológica mientras que PoW es más segura y descentralizada.  Dependiendo de las prioridades del inversor valorará unas características por encima de las otras, lo que es obvio es que, si el inversor está buscando inversiones sostenibles dentro del mercado de las criptomonedas, el parámetro principal a tener en cuenta es que la moneda utilice el algoritmo PoS.

 

También entra en juego en contra de PoW la dinámica del mercado actualmente, con bajadas inéditas de las criptomonedas y los precios de la electricidad por las nubes en gran parte de Occidente. En este contexto muchos mineros están reduciendo su capacidad de minado o incluso apagando sus dispositivos, ya que ya no es rentable operar con esos precios.

 

Las principales analistas en criptomonedas destacan que las más verdes en la actualidad son9: Chia, IOTA, Cardano, Nano, Solar coin, y Bitgreen. Aunque si observamos el siguiente gráfico vemos que no aportan ventaja competitiva respecto a Ethereum o Bitcoin y siguen la misma tendencia bajista que el resto de las criptomonedas y los mismos niveles de volatilidad.



niveles de volatilidad de criptos

Fuente: Yahoo Finance



Ethereum incluso después de realizar el anuncio de su adhesión a la tecnología más eficiente PoS no muestra un cambio en su tendencia negativa.


▶ En conclusión, ¿son una buena inversión las criptomonedas verdes?


Si bien es cierto que la sostenibilidad es un parámetro cada vez más importante para muchos inversores,  de qué depende el precio de las criptomonedas es mucho más complejo. Una huella de carbono baja no es lo único factor que determinará el precio de un activo y esto se debe tener en cuenta al invertir en criptomonedas. Sin ir más lejos, Chia (CRYPTO:XCH), una de las cripto ecológica ha perdido el 97 % de su valor en menos de un año.

 

Hay miles de criptomonedas en el mercado. Casi cualquier criptomoneda que no use el modelo de prueba de trabajo(PoW)consumirá una fracción de la energía comparada con las criptomonedas tradicionales, por lo que se le podría considerar más ecológica, no obstante, muy lejos aún de transacciones financieras actuales.


Además, hay que tener en cuenta que, a falta de regulación, las informaciones que ofrecen las criptomonedas no están auditadas y pueden no ser veraces, y que ser sostenibles no las excluye de la volatilidad y el riesgo al que están sometidas las criptomonedas. Además, la huella ecológica baja de algunas monedas se debe a que realizan un número menor transacciones, sin embargo, si escalaran serían tan contaminantes como las peores.

 

También cabe destacar que la velocidad de las transacciones con el modelo PoS aún habiendo aumentado su velocidad con respecto a PoW aún están lejos del potencial de VISA, por lo que a corto o medio plazo parece improbable que las criptomonedas verdes puedan imponerse a los sistemas monetarios tradicionales porque siguen sin ser competitivas en velocidad de transacción y en huella ecológica.


Referencias


1. "Climate Change 2021: The Physical Science Basis", IPCC, marzo de 2022.

2. Krueger, P., Sautner, Z., & Starks, L. T. (2020). The importance of climate risks for institutional investors. The Review of Financial Studies, 33(3), 1067-1111.

3. "Global Sustainable Investment Review 2020Alliance, Global Sustainable Investment, 2021.

3. Boffo R & Patalano R, 2020, ESG Investing: Practices, Progress and Challenges, OECD Paris.

4. "Warren Buffett cuenta cuánto pagaría por todo el bitcoin: "No pagaría ni 25 dólares"El economista, 3 de mayo de 2022.

4. "HSBC CEO Says No Crypto Plans, Cites Volatility ConcernsInvesting.com, septiembre 2022.

5. "Bitcoin Energy Consumption Index(consultado el 22 de septiembre de 2022).

6. Reavis, M., Singh, K., & Tucci, J. (2021). Millennials' Strategic Decision Making Through the Lens of Corporate Social Responsibility and Financial Management. Journal of Business Strategies, 38(2), 125-146.

7. Albuquerque, R., Koskinen, Y., Yang, S., & Zhang, C. (2020). Resiliency of environmental and social stocks: An analysis of the exogenous COVID-19 market crash. Review of Corporate Finance Studies, 9, 593–621.

8. de Vries, A., Gallersdörfer, U., Klaaßen, L., & Stoll, C. (2022). Revisiting Bitcoin's carbon footprint. Joule, 6(3), 498-502.

9. "New eco-friendly cryptocurrencies on the horizon". The Times, 5 de julio de 2022.


Descargo de Responsabilidad: Este artículo representa únicamente la opinión de su autor o autora, no se puede utilizar como consejo de inversión. El contenido del artículo es solo para referencia. Los lectores no deben tomar este artículo como una base de inversión. Antes de tomar cualquier decisión de inversión, por favor busque asesoramiento profesional independiente para asegurarse de que entiende los riesgos.

 

Los contratos por diferencias (CFD) son productos apalancados que pueden resultar en la pérdida de todo su capital. Estos productos no son adecuados para todos los clientes, por favor, invierta de manera rigurosa. Ver este archivo para obtener más información.



¿Le parece útil este artículo?
Artículos relacionados