Todo lo que debes saber al operar con futuros

10 Minutos
Actualizado 06/07/2023 02:47
Mitrade Team
coverImg
Fuente: DepositPhotos


Aunque las acciones suelen acaparar la atención de los inversores, operar con futuros es una alternativa que puede ofrecer cuantiosos beneficios para aquellos que cuentan con el conocimiento y experiencia necesarios.


Es ese conocimiento el que queremos ofrecerte a partir de este detallado artículo. ¡Y sólo te tomará pocos minutos dar el primer paso! Los futuros pueden operarse con muy poco capital, lo cual, los hace accesibles para todos los inversores minoristas. Además, tienes acceso a una gran cantidad de activos para especializarte, resultando muy económicos y seguros en comparación con otros instrumentos.

¿Qué son los futuros y cómo funciona el mercado de futuros?


Los futuros son el derivado más transado dentro de los mercados bursátiles. Como verás a continuación, este activo nos ofrece grandes ventajas respecto a otros instrumentos financieros. Conozcamos su definición y características principales, para luego profundizar en sus elementos fundamentales.


▶ ¿Qué son los futuros?


Los futuros representan un instrumento financiero estandarizado que supone la obligación de comprar o vender un activo subyacente en una fecha futura, pero a un precio predeterminado hoy. Es decir, los futuros son una suerte de compra por adelantado.


Dentro de la amplia familia de los activos bursátiles, los futuros forman parte de los productos derivados, pues su precio se ‘deriva’ del valor del subyacente y, por lo general, su comercio no se traduce en el intercambio del activo físico.


Operar con futuros no es algo precisamente reciente. Este instrumento ha existido por cientos de años como un mecanismo de cobertura del riesgo ante las fluctuaciones de precio de un producto, en especial, en el caso de la agricultura.


Sin embargo, dada la inmensidad y liquidez de este mercado, hoy en día buena parte de las operaciones con futuros tienen un fin meramente especulativo.


▶ Características del mercado de futuros


Ahora veamos las características principales de estos instrumentos financieros:


  • Al igual que sucede con las acciones al contado, las operaciones con futuros ocurren a través de una bolsa electrónica centralizada que realiza la compensación de todas las transacciones, garantizando su integridad y liquidez. En ese sentido, existen diferentes bolsas de futuros a nivel mundial que se especializan en diversos productos, entre ellas:


Chicago Mercantile Exchange (CME).

New York Mercantile Exchange (NYMEX).

Chicago Board of Trade (CBOT).

Commodity Exchange (COMEX).


  • Al operar con futuros no necesitamos pagar el valor total del contrato por adelantado. Sólo se requiere cubrir una fracción de ese valor llamada ‘margen inicial’, la cual puede abarcar entre un 5% a 10% y varía dependiendo del activo. Por tanto, operamos ‘apalancados’ entre un 90% a 95% del valor del contrato. El apalancamiento es una de las características distintivas del mercado de futuros e implica multiplicar las potenciales ganancias o pérdidas, pero a cambio de un riesgo bastante elevado.


  • Los contratos de futuros tienen un vencimiento periódico que depende del activo subyacente. Sin embargo, si deseas mantener el contrato por más tiempo puedes hacer un ‘rollover’ del vencimiento hacia el período siguiente. En caso contrario, se tendría que hacer la liquidación y ejecución del contrato.


  • Los contratos de futuros se pueden comprar y vender libremente en el mercado, incluso antes de su vencimiento.


  • Dado el volumen de las operaciones que realizan los inversores institucionales y los ‘market makers’, el mercado de futuros presenta una enorme liquidez que permite entrar y salir con gran facilidad. Se estima que este mercado es incluso mayor al de las acciones, a juzgar por la cantidad de dinero que se transa diariamente.

¿Cuáles son los activos subyacentes al operar con futuros?


Al operar con futuros tenemos una gran variedad de activos subyacentes con los cuales podemos comerciar y abarcan unas 10 categorías:


  1. Indices de acciones de las bolsas de valores. Se trata de futuros de índices que siguen el comportamiento agregado de las principales plazas bursátiles del mundo, entre ellos, el S&P 500, el NASDAQ 100, el Dow Jones 30 y el Russell 2000. Se estima que existen no menos de 40 contratos de índices distintos considerando sólo las bolsas más importantes.

  2. Divisas de los principales pares de monedas del mundo. Hablamos del USD/EUR, GBP/USD y JPY/USD, entre otros.

  3. Materias primas como el petróleo, el gas natural y sus derivados.

  4. Metales preciosos como el oro, la plata, el platino o el cobre.

  5. Instrumentos de deuda soberana como los bonos y las letras del tesoro de Estados Unidos o los eurobonos.

  6. Tasas de interés y bonos corporativos a través de contratos estándar o productos estructurados.

  7. Granos de los principales cereales, tales como el maíz, la soya, el trigo, el arroz y derivados de estos productos como el combustible de etanol o los productos a base de soya.

  8. Cultivos y otros productos agrícolas como el café, el azúcar, el algodón, la leche, el jugo de naranja o el cacao.

  9. Carnes como el ganado vacuno, porcino, ganado en pie, etc.

  10. Criptomonedas como el bitcoin, cuyos derivados están siendo introducidos por muchos exchanges.


Naturalmente, cada activo tiene sus propias características y riesgos específicos. En ese sentido, al invertir en futuros es recomendable convertirse en un especialista, un experto en un activo particular.


Elementos básicos al operar con futuros


Al operar con futuros debemos conocer muy bien las especificaciones y requisitos del contrato que vamos a comerciar. ¡No hacerlo puede suponerte grandes pérdidas, no lo olvides! Se trata de una serie de parámetros que establecen las bolsas de futuros y los brókeres. Dichos parámetros nos permiten valorar un contrato en términos monetarios y saber cuánto dinero necesitamos para operarlo, entre otros factores de gran importancia.


(1) Tamaño del contrato

Se trata de la cantidad de unidades del activo subyacente que contiene 1 contrato estándar. Este tamaño varía dependiendo del tipo de activo subyacente. Dado que un contrato estándar de cualquier activo resulta bastante costoso, se han desarrollado los contratos ‘Mini’ y los contratos ‘Micro’. Se trata de versiones más pequeñas que permiten la participación de los inversores minoristas que no cuentan con un capital elevado.


(2) Valor del tick

Un “tick” representa el mínimo desplazamiento en el valor de un contrato de futuros expresado en puntos base.

Asimismo, cada tick tiene un valor monetario dado. Por tanto, al operar con futuros la ganancia o pérdida de una posición depende de la cantidad de ticks ganados o perdidos, multiplicados por su valor monetario.


(3) Valor del contrato

El valor del contrato no es más que el múltiplo del tamaño del contrato por el valor del tick. Hablamos de la cantidad total de dinero que representa operar con uno o más contratos.

Como veremos más adelante, calcular esta cantidad es muy importante para saber cuánto dinero necesitamos para operar un determinado activo subyacente.


(4) Requisitos de margen

Como ya sabes, para poder abrir una posición en el mercado de futuros se requiere un nivel mínimo de capital, el margen. Básicamente, hay 2 tipos de margen:


  • Margen para daytrading o margen inicial. Es el capital mínimo requerido para ejecutar un contrato en operativa intradiaria, bajo la cual, la operación se abre y se cierra durante una misma sesión de trading. El margen inicial es fijado por el bróker y, en general, el saldo de tu cuenta no puede bajar de este límite o recibirás una ‘llamada de margen’ para reponer el valor inicial o la operación sería cerrada.


  • Margen de mantenimiento. Es el capital mínimo necesario para mantener un contrato abierto más allá del cierre de una sesión diaria. De este modo, podríamos operar por días, semanas, meses o incluso años, siempre y cuando se cubra el mínimo necesario. El margen de mantenimiento es fijado por la bolsa de futuros donde se comercia el instrumento seleccionado.


El margen de mantenimiento es mucho mayor que el margen inicial, ya que es preciso contar con una garantía más elevada que cubra cualquier fluctuación significativa del precio. Es vital revisar los requisitos de margen de tu bróker preferido para saber cuánto dinero necesitas realmente para invertir en futuros.


(5) Fecha de expiración del contrato

Todos los contratos de futuros tienen una fecha específica en la que vencen. Antes de la fecha de vencimiento, los operadores tienen 3 opciones:


  • Extender la vigencia del contrato a través de un rollover del vencimiento. Si eres un inversor minorista no te interesa comerciar con el activo físico ni incurrir en costos adicionales. Por tanto, si mantienes una posición abierta y se acerca el vencimiento deberás hacer un rollover del contrato para extender su vigencia hacia el período siguiente.


  • Cerrar la posición. Si no deseas extender la posición por más tiempo, tienes la opción de realizar tus ganancias o pérdidas cerrando la operación antes del vencimiento.


  • Mantener el contrato e ir a su liquidación. La liquidación es el cumplimiento de las obligaciones legales de entrega asociadas al contrato original. Para algunos contratos, este proceso tendrá lugar bajo la entrega física de la materia prima subyacente (productos energéticos, metales preciosos, granos, productos agrícolas, carnes, etc.).

    Sin embargo, en la práctica, sólo un pequeño porcentaje de todos los contratos de materias primas se entregan físicamente. Para la mayoría de los casos la entrega se realiza a través de una liquidación en efectivo, a través de un crédito o débito equivalente al valor del contrato.

¿Cómo funciona el mercado de futuros en la práctica?


Es probable que todos estos conceptos te parezcan confusos y extraños. No te preocupes, es normal. Sin embargo, para ilustrarlos más fácilmente te presentamos a continuación los parámetros cuantitativos que aplican a cada activo subyacente.


  • Indices

Recogemos una muestra de los 8 contratos de futuros principales que reflejan el comportamiento de diversos grupos económicos en las bolsas de Estados Unidos:


Fuente: Recopilación y Elaboración Propia.


Supongamos que queremos operar con el contrato E-mini S&P 500:


Como verás en la tabla, el tamaño del contrato (y su valor) es igual al múltiplo del valor del índice por 50,00 $. Pero, ¿de dónde se origina ese valor de 50,00 $?


Pues, se trata del valor monetario de 1 punto de índice y es equivalente a 4 ticks:

50,00 $ (1 punto de índice) = 12,50 $ (1 tick) x 4


Un punto de índice no es más que una variación de 1,00 en el valor de cualquier índice. A su vez, esta variación se descompone en variaciones más pequeñas llamadas ticks.


Los ticks representan el desplazamiento mínimo en el valor del índice. En este caso, cada tick es igual a 0,25 puntos de índice. Es decir, cuando el valor del índice varía, sólo puede hacerlo en movimientos de 0,25 unidades o sus múltiplos.


Por ejemplo, el índice E-mini S&P 500 tiene un valor de 4.223,00 puntos. Si el índice se incrementa 1 tick, entonces pasaría a valer 4.223,25 y así sucesivamente.


Decimos que 1 punto de índice del E-mini S&P 500 equivale a 4 ticks porque: 1,00 / 0,25 = 4. Para el índice E-mini Russell 2000, por ejemplo, 1 punto equivale a 10 ticks: 1,00 / 0,10 = 10.


¿Cuánto dinero vale un contrato de futuros E-mini S&P 500?


Las cotizaciones que observamos en los medios de comunicación representan el valor de los índices en puntos base, no el valor monetario de un contrato de futuros de estos índices. Son 2 cosas muy distintas. Veamos:


Valor del Indice E-Mini S&P 500 = 4.223,00 puntos.

Valor del Contrato de Futuros Indice E-Mini S&P 500 = Valor del Indice x Valor Monetario 1 Punto

Valor del Contrato de Futuros Indice E-Mini S&P 500 = 4.223,00 x 50,00 $ = 211.150,00 $


¡Sí, no es broma! Un contrato de futuros E-Mini S&P 500 vale nada menos que 211.150,00 dólares.  

Si te parece mucho dinero puedes operar el contrato Micro E-Mini S&P 500, el cual representa 1/10 del contrato E-mini y cuesta sólo 21.115,00 dólares…


▶▶ ¿Cuánto margen necesito al operar con futuros?


Como podrás advertir, no todos los inversores están en capacidad de disponer de tanto dinero.


Por esta razón, los futuros, así como otros derivados, se operan con margen. Es decir, se operan con apalancamiento.

Volviendo a nuestra tabla base, para comerciar el contrato E-Mini S&P 500 bajo operativa intradiaria necesitamos alrededor de 400,00 $; mientras que para operar el contrato Micro E-Mini S&P 500 requeriríamos de sólo 40,00 $. Por supuesto, estos requerimientos de margen dependen de las políticas de cada bróker.


Si trabajamos bajo operativa swing trading requeríamos 11.200,00 $ o 1.120,00 $; respectivamente. En este caso, los márgenes de mantenimiento los fijan las bolsas donde se comercian los contratos y no el bróker. 


▶ Margen y apalancamiento: 2 caras de la misma moneda


Hemos presentado un ejemplo con los niveles de margen directamente, pero es posible que muchos brókeres reflejen el nivel de apalancamiento y no de margen. De ser así, sólo debes calcular el valor del contrato y aplicar el nivel de apalancamiento (de margen) respectivo. ¿Cómo? Sencillamente, calcula el margen a partir de la siguiente operación matemática:


Nivel de Margen = 1 / Nivel de Apalancamiento


En otras palabras, el nivel de margen es el inverso del nivel de apalancamiento y viceversa. Supongamos que vamos a operar con un apalancamiento de 10x, entonces,


Nivel de Margen = 1 / 10 = 10%


Un nivel de apalancamiento de 10x equivale a un margen de 10%. Por tanto, si vamos a operar con el contrato E-Mini S&P 500 que vale 211.150,00 $; necesitamos colocar un margen de 21.115,00 $.


¿Y si el apalancamiento es de 20x? Nivel de Margen = 1 / 20 = 5%


Un nivel de apalancamiento de 20x equivale a un margen de 5%. En este caso requeriríamos un margen de 10.557,50 $.


▶▶ ¿Cómo funciona la fecha de expiración en la práctica?


La fecha de expiración de un contrato es el último día en que se puede negociar dicho contrato. En general, esto suele ocurrir el tercer viernes del mes de vencimiento, aunque puede variar según el contrato.


Para todos los índices que recogemos en nuestra muestra, las fechas de expiración son trimestrales y ocurren en los meses de marzo, junio, septiembre y diciembre. De manera que, antes del tercer viernes de cada uno de estos meses, los traders que mantienen operaciones abiertas deben decidir qué hacer: cerrar, mantener o liquidar.



  • Divisas

Para el mercado FOREX presentamos 14 contratos de futuros de los principales pares de divisas del mundo:


Fuente: Recopilación y Elaboración Propia.

  • Materias primas energéticas

En cuanto a materias primas energéticas tenemos los 7 principales productos:


Fuente: Recopilación y Elaboración Propia.


  • Metales preciosos

Los metales preciosos incluyen 9 contratos de futuros disponibles en el mercado:


Fuente: Recopilación y Elaboración Propia.


  • Deuda soberana

Los bonos soberanos contemplan 20 instrumentos que abarcan los mercados de Estados Unidos y Europa:


Fuente: Recopilación y Elaboración Propia.


  • Granos

El mercado de futuros de granos nos presenta los principales 10 productos básicos:


Fuente: Recopilación y Elaboración Propia.


  • Carnes

Por último, el mercado de carnes nos presenta los 3 contratos de futuros más importantes:


Fuente: Recopilación y Elaboración Propia.


▶▶ ¿Cómo trabajar los futuros de otros activos subyacentes?


Hemos ilustrado cómo funciona el mercado de futuros a partir de un ejemplo detallado con los índices.  Pero, puedes replicar esta metodología para cualquiera de los activos subyacentes presentados.


Ten en cuenta que el cálculo del valor del contrato varía dependiendo del activo subyacente. Ya sabes cómo trabajar con los contratos de futuros de índices bursátiles. Para las divisas e instrumentos de deuda soberana el valor del contrato se deriva de lotes con un valor predefinido. Por otro lado, para las materias primas se deriva del múltiplo de la cantidad de unidades del activo subyacente por su precio unitario.


Por ejemplo, un contrato de futuros estándar de petróleo crudo WTI contiene 1.000 barriles. Por tanto, el valor de un contrato es igual al múltiplo de la cantidad de unidades por el precio unitario del activo subyacente:


Valor del Contrato de Futuros Crude Oil WTI = Cantidad de Unidades x Precio Unitario Barril WTI

Valor del Contrato de Futuros Crude Oil WTI = 1.000 barriles x 69,36 $ = 69.360,00 $


De igual forma trabajaríamos con metales preciosos, granos o carnes y, a partir de allí, podríamos derivar los requisitos de margen de nuestro bróker preferido.

Ventajas y desventajas al operar con futuros


Entre las principales ventajas al operar con futuros podemos mencionar las siguientes:


  • La principal ventaja al invertir en futuros es que los requerimientos de capital son bajos en virtud del apalancamiento. De hecho, las innovaciones financieras han llevado al desarrollo de contratos ‘Mini’ y contratos ‘Micro’ mucho más pequeños que un contrato estándar.

  • En el mercado de futuros existe una enorme liquidez que elimina el riesgo de contraparte.

  • El hecho de que los futuros se comercien por medio de bolsas centralizadas garantiza una mayor transparencia en la fijación de precios. Esto elimina para los traders el riesgo de operar a través de brókeres ‘market makers’ que fungen como contraparte en las transacciones, creando un conflicto de interés que desfavorece al inversor.

  • Las operaciones con futuros tienen un costo transaccional bastante bajo, incluso menor que al operar con ciertos activos al contado y otros derivados como los CFD que, aunque no cobran una comisión directamente, sí cobran un spread que suele ser muy elevado. Una operación completa con el contrato E-mini del índice S&P 500 puede costar entre 4-5 $; mientras que con el contrato Micro E-mini puede costar alrededor de 1 $.

  • Las transacciones pueden ser completadas a una mayor velocidad que en otros mercados.


Por supuesto, todas estas ventajas tienen una contrapartida en términos de un riesgo mucho mayor que al operar al contado. No obstante, esto ocurre con todos los derivados, no sólo con los futuros.


▶▶ ¿Por qué es más riesgoso operar con futuros?


Porque el apalancamiento supone multiplicar nuestro riesgo de manera notable. Veamos:


Si volvemos a nuestro ejemplo inicial, un contrato de futuros E-mini del índice S&P 500 tenía un costo total de 211.150,00 $ a partir de un valor del índice de 4.223,00 puntos.


Ahora supongamos que vamos a comprar 1 contrato y operamos bajo swing trading, por lo que el margen de mantenimiento de nuestra cuenta sería de unos 11.200,00 $, según la tabla que presentamos.


Nuestro margen relativo sería de un 5,30% (=11.200/211.150), por lo que el apalancamiento equivalente sería de 18,85x (=1/0,053).

Es decir, estaríamos recibiendo un préstamo implícito de 18,85 veces nuestro capital real.


Al operar 1 contrato estaríamos comprometiendo un valor de 211.150,00 $; pero, en realidad, sólo arriesgaríamos 11.200,00 $.


▶ ¿Cuál es el impacto del riesgo en el mercado de futuros?


Imagina que el valor del índice aumenta 10 puntos (40 ticks), por lo que el precio pasa de 4.223,00 a 4.233,00.

Ahora el valor del contrato sería de 211.650,00 $ (=4.233 x 50 $), por tanto,

Ganancia Relativa 1 Contrato = [(211.650 - 211.150) / 211.150]*100 = 0,23%


Sin embargo, como estamos apalancados a un nivel de 18,85x, nuestra ganancia real es nada menos que 18,85 veces mayor:


Ganancia Relativa Capital Real = [(211.650 - 211.150) / 11.200]*100 = 4,46%


Si utilizas las cifras decimales exactas, podrás comprobar que nuestra ganancia real equivale exactamente a 18,85 (≈ 4,46 / 0,23) veces la ganancia relativa de 1 contrato.


Recuerda esta máxima: al operar con futuros (y con cualquier derivado apalancado), nuestras potenciales ganancias y pérdidas se multiplican por un factor igual al nivel de apalancamiento.


Es por ello que no debemos abusar de esta herramienta, ya que cualquier variación de precio en el activo subyacente ocasionará una variación proporcionalmente mucho mayor en nuestro capital real. La solución está en ajustar el tamaño de nuestra posición para reducir el impacto de las posibles pérdidas. En el mercado de futuros esto se logra de 3 maneras:


i) operando con un contrato más pequeño (mini, micro),

ii) reduciendo la cantidad de contratos que utilizamos al operar y,

iii) usando órdenes stop loss para limitar las pérdidas a un rango de 1%-3% por operación.


¿Cómo operar con futuros en 5 pasos?


Como acabas de ver, los futuros son instrumentos bastante riesgosos. Por tanto, si deseas invertir en futuros con buenas probabilidades de éxito debes considerar una serie de pasos claves. Debido a la extensión de este artículo, a continuación se muestran brevemente los 5 pasos principales y puede obtener instrucciones y consejos específicos sobre el funcionamiento de los futuros  en este artículo.


#Paso 1: Formación teórica y práctica

#Paso 2: Especialización en un activo subyacente

#Paso 3: Definición del capital a invertir

#Paso 4: Selección de un bróker de futuros

#Paso 5: Operación de acuerdo con tu perfil y estrategia

Empezar tu CFD trading en Mitrade

Disfrutar de una comisión cero, spreads competitivos y una ejecución comercial rápida y confiable.


illustration

Descargo de Responsabilidad: Este artículo representa únicamente la opinión de su autor o autora, no se puede utilizar como consejo de inversión. El contenido del artículo es solo para referencia. Los lectores no deben tomar este artículo como una base de inversión. Antes de tomar cualquier decisión de inversión, por favor busque asesoramiento profesional independiente para asegurarse de que entiende los riesgos.

 

Los contratos por diferencias (CFD) son productos apalancados que pueden resultar en la pérdida de todo su capital. Estos productos no son adecuados para todos los clientes, por favor, invierta de manera rigurosa. Ver este archivo para obtener más información.



¿Le parece útil este artículo?
Artículos relacionados