El análisis técnico es un método que sirve de referencia a los principales inversores en su estudio de las fluctuaciones de los precios. Se supone que los inversores pueden extrapolar las condiciones actuales de las operaciones y las tendencias futuras de los precios basándose en las fluctuaciones históricas de los precios, porque el análisis técnico supone que la información más reciente del mercado se ha reflejado en las fluctuaciones de los precios.


A menudo, los inversores examinan los gráficos históricos para encontrar tendencias y patrones que le ayuden a conseguir buenas oportunidades para operar. Cuando todos los inversores confían en el análisis técnico, los patrones e indicadores de estas fluctuaciones de precios se cumplen por sí solos. A medida que más y más inversores busquen los mismos niveles de precios y patrones gráficos, estos patrones de volatilidad serán más fáciles de formar en el mercado.


El análisis técnico ofrece muchas ventajas. Por lo general, en los gráficos técnicos de los diferentes instrumentos financieros, se pueden encontrar puntos de compra/venta muy concretos, que son fáciles de aprender para cada inversor. Además, en la mayoría de los casos, el análisis técnico refleja todos los cambios en el mercado. Al fin y al cabo, los inversores por sí solos no pueden controlar siempre los factores importantes que afectan al mercado mundial de valores y de divisas cada día. Por lo tanto, los cambios en el análisis técnico pueden informar a los inversores con antelación de las futuras o últimas noticias importantes para que los inversores puedan estar preparados para la gestión del riesgo de las posiciones.

Existe una gran variedad de aplicaciones de análisis técnico, incluidos los indicadores universales RSI, MACD, KD y la media móvil, así como los gráficos de velas, que pueden ayudar a los inversores a analizar el mercado y a tomar decisiones de compra y venta, así como a aplicar estrategias de recogida de beneficios y de pérdidas.


Tomemos como ejemplo el Índice de Fuerza Relativa (RSI). Es similar al oscilador aleatorio. Mediante una escala de 0 a 100, también indica si el mercado está sobrecomprado o sobrevendido. Normalmente, un RSI de menos de 30 significa un mercado sobrevendido, y un RSI de más de 70 indica un mercado sobrecomprado. Puede realizar una estrategia de compra cuando un determinado activo esté sobrevendido, o ir en corto cuando esté sobrecomprado.

El análisis técnico hace referencia a la predicción de las tendencias futuras de los precios mediante el estudio de los datos de precios y transacciones pasadas. El análisis técnico se basa principalmente en gráficos y fórmulas para estimar la duración del ciclo de mercado e identificar las oportunidades de compra/venta. Dependiendo del intervalo de tiempo del que disponga, puede utilizar el análisis técnico intradiario (por ejemplo, por minutos, por horas) o utilizar el análisis técnico semanal o mensual.


El análisis técnico incluye principalmente

1. Detectar las tendencias

Encontrar una tendencia dominante le ayudará a ver la tendencia general del mercado y le proporcionará una mayor perspectiva. El análisis de gráficos semanales y mensuales se utiliza preferentemente para identificar las tendencias a largo plazo. Una vez que encuentre la tendencia general, podrá encontrar oportunidades para operar en el intervalo de tiempo deseado.


2. Soporte y resistencia

Las posiciones de soporte y resistencia son los puntos del gráfico que experimentan una presión sostenida al alza o a la baja. Cuando estos puntos muestran una tendencia recurrente, se identifican como soporte y resistencia. El mejor momento para comprar/vender es cerca de los niveles de soporte/resistencia, los cuales no se rompen con facilidad. Sin embargo, una vez que estas posiciones se rompen, tienden a convertirse en obstáculos inversos. Por lo tanto, en un mercado alcista, la posición de resistencia rota puede convertirse en soporte para una tendencia alcista; sin embargo, en un mercado bajista, una vez rota la posición de soporte, se convertirá en resistencia.


3. Líneas de tendencia y canales

Las líneas de tendencia son una herramienta sencilla y práctica para identificar la dirección de las tendencias del mercado. La línea recta ascendente está formada por al menos dos puntos bajos consecutivos, y la extensión de la línea recta ayuda a determinar el camino que seguirá el mercado. A la inversa, la línea descendente se traza uniendo dos o más puntos. Hasta cierto punto, la volatilidad de las líneas que operan está relacionada con el número de puntos conectados.

Un canal se define como una línea de tendencia que es paralela a la línea de tendencia correspondiente. Las dos líneas pueden indicar el rango de fluctuación del precio al alza, a la baja u horizontal.


4. Media móvil

Una media móvil muestra el precio medio en un momento determinado durante un periodo específico. Dado que la media móvil va por detrás del mercado, puede no ser una señal de cambio de tendencia. Por esta razón, las medias móviles se utilizan generalmente combinando dos medias de diferentes periodos de tiempo.


La señal de compra suele ser cuando la línea de la media a corto plazo sube y cruza la línea de la media a largo plazo, y la señal de venta es cuando la línea de la media a corto plazo baja y cruza la línea de la media a largo plazo.


¿No encuentras la respuesta que necesitas? Contacto


*Algunos métodos de pago pueden no estar disponibles en su país/región

¡A operar ahora!